Insonorización de gimnasios

Fuente: Pure Fitness – Si eres el dueño de un gimnasio o de un centro deportivo, seguro que te interesa saber cómo insonorizar correctamente estos espacios. De esta forma, podrás ofrecer el mejor servicio a los clientes sin poner en un compromiso legal a tu negocio o recibir quejas de los vecinos.

¿Cuáles son los principales ruidos a insonorizar en un gimnasio?

Lo primero es identificar los focos más problemáticos, ya que no todos los gimnasios son iguales, y tal vez el tuyo se vea más afectado por un motivo o por otro.

  • Los propios usuarios. Si hay un volumen muy alto de gente, sus conversaciones o sencillamente las rutinas de todos ellos pueden provocar sonidos fuertes. ¿Tu gimnasio tiene un aforo para que esto sea preocupante o se trata de un espacio más individual?
  • Las máquinas. A veces, cuando se están realizando ejercicios, el movimiento de los pesos de cada máquina puede producir choques muy molestos. ¿En tu espacio se trabaja con pesos libres o con máquinas?
  • Los pesos libres. Algunos ejercicios, como el peso muerto, pueden ser más ruidosos que otros. ¿Cuentas con colchonetas para amortiguar las caídas?.
  • La música. Aunque en algunos sitios es meramente ambiental, en muchos otros se pone a un volumen muy elevado. Esto puede suponer un problema vecinal importante.
  • Las clases guiadas. Muchas veces, los monitores necesitan una música más alta o incluso tienen que utilizar algún altavoz si la afluencia es muy elevada. ¿Sucede esto en tu gimnasio?
  • El horario. Los centros deportivos que permanecen abiertos las 24 horas sí que pueden tener un problema mayor, especialmente por la legislación de los ayuntamientos. Por lo tanto, deberás comprobar en qué franjas horarias el sonido puede ser motivo de sanción.
  • Superficie y material. En una zona muy amplia habrá mayor reverberación. Por otro lado, los materiales de las paredes pueden influir en los decibelios finales que se produzcan.
  • Las ordenanzas municipales. Presta mucha atención a este aspecto. En función de dónde esté situado tu centro deportivo y de lo que se encuentre alrededor, va a tener un tipo de exigencias u otras.

Formas de insonorizar los gimnasios

suelos para gimnasios

No siempre serán las ordenanzas municipales o los vecinos los que te obligarán a controlar los sonidos. Dentro de tu propio centro deportivo, sobre todo si es especialmente amplio, lo que sucede en una zona puede afectar a otra. Los ruidos de una sala de spinning, por ejemplo, pueden llegar a los usuarios que estén haciendo pesas

Así, en aquellas salas donde se realicen ejercicios en grupos o haya un monitor guiando la actividad, lo básico es aislar el techo. Poco importa que sea una clase de abdominales o un centro de yoga. En estos casos, el ruido se irá por arriba y molestará a quienes vivan en los pisos superiores. Por lo tanto, resulta fundamental el aislamiento acústico de esas zonas

En cuanto a las pesas y las máquinas, el punto crítico va a ser el suelo. Aquí, incluso las pesas de menos carga van a hacer un ruido muy profundo cuando los usuarios las dejen caer en el suelo. Y no únicamente retumbará en tu propio piso, puede extenderse por el resto del edificio. Por eso, aunque esté instalado en un bajo (como suele ser habitualmente) tendrás que prestar especial atención a este aspecto.

Una buena insonorización del suelo absorberá gran parte del impacto y del estruendo que se produzca. Y esto lo puedes mejorar con otro tipo de acciones. Por ejemplo:

  • Elige mancuernas y pesas que no sean metálicas. Estas no solo son más ruidosas, sino que también pueden dañar el suelo. En cambio, las hay elaboradas con materiales mucho más acolchados.
  • Utiliza arandelas de amortiguación en las máquinas, ya que es una manera muy cómoda de reducir los ruidos que se producen un gimnasio.
  • Ten a mano colchonetas para ejercicios como el peso muerto y anima a los usuarios para que las empleen.

Qué has de tener en cuenta para insonorizar gimnasios

Hay tres consejos fundamentales que no debes pasar por alto. Te los explicamos en los siguientes apartados.

1. Trata de hacerlo desde el principio

Lo ideal es que la insonorización se diseñe desde el mismo momento de la construcción y preparación del centro deportivo. De esta manera, podrás determinar para qué se va a usar cada espacio y qué tipo de aislamiento tendrás que utilizar. Te ayudará también a no detener la actividad para realizar luego las reformas pertinentes a la hora de insonorizar los espacios.

2. Invierte especialmente en los suelos

Los grandes sonidos se producen por la caída de los distintos pesos en el suelo. Por lo tanto, has de focalizar en ellos tus principales esfuerzos. Trata de buscar los materiales idóneos para que puedas insonorizar la mayor parte de los ruidos de tu gimnasio.

3. Insonoriza la climatización

Este es un aspecto en el que generalmente no se suele pensar, pero que resulta igual de molesto. Se trata de la climatización. Esta no solo mantiene un ambiente adecuado y limpio. También puede ser especialmente ruidosa, en función además de la calidad o del tipo de sistema que instales. Por ello, resulta muy recomendable reducir estos sonidos. Es una práctica bastante habitual, por lo que no te costará encontrar profesionales que lleven a cabo este servicio.

4. Elige un material inteligente

Por último, a la hora de elegir las máquinas, mancuernas, colchonetas y esterillas, busca aquellas que te ofrezcan una amortiguación mayor para así evitar el ruido excesivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.