Medidores de distancia: una ayuda tecnológica y un debate sin fin

Fuente: La Nación – Los dis­po­si­ti­vos de­bu­ta­ron en tor­neos es­pe­cí­fi­cos pa­ra ser uti­li­za­dos li­bre­men­te en vuel­tas ofi­cia­les; des­de en­ton­ces, el de­ba­te se en­cen­dió en­tre ju­ga­do­res y cad­dies de ca­da la­do de la grie­ta.

El golf avan­za con pe­que­ñas gran­des re­vo­lu­cio­nes, y la úl­ti­ma in­no­va­ción en la eli­te que­dó re­fle­ja­da en el re­cien­te PGA Cham­pions­hip: se tra­ta del uso li­bre de dis­po­si­ti­vos de me­di­ción de dis­tan­cia du­ran­te las cua­tro vuel­tas ofi­cia­les. En fe­bre­ro pa­sa­do, la PGA of Ame­ri­ca ha­bi­li­tó es­te au­xi­lio tec­no­ló­gi­co pa­ra los gol­fis­tas en sus tres gran­des cam­peo­na­tos anua­les. Así, de­bu­tó ha­ce dos se­ma­nas en el cer­ta­men que a sus 50 años ga­nó Phil Mic­kel­son, res­pal­da­do con el apa­ra­to en al­gu­nos ho­yos; con­ti­nuó en la ci­ta ho­mó­ni­ma del Cham­pions Tour, que se de­fi­nió ayer, y se­gui­rá en el Wo­men’s PGA Cham­pions­hip, pre­vis­to pa­ra el 24 de ju­nio.

Pe­ro la chan­ce de mi­rar por el len­te de los “ran­ge­fin­ders” ya ge­ne­ró po­lé­mi­cas en­tre mu­chos ju­ga­do­res y cad­dies. Los más pu­ris­tas se que­jan de que es un nue­vo atro­pe­llo a la esen­cia del golf. Hay quie­nes sos­tie­nen que los ar­ti­lu­gios le dan más rit­mo al jue­go, mien­tras que otro gru­po con­clu­ye que el im­pac­to en los tor­neos es ape­nas per­cep­ti­ble. Y des­pués es­tán los ex­tre­mis­tas, que ase­gu­ran que pron­to cos­ta­rá re­co­no­cer a es­te de­por­te, cu­yos pri­me­ros tra­zos se hi­cie­ron vi­si­bles en el si­glo XIX con las ha­za­ñas del es­co­cés Old Tom Mo­rris.

Las re­glas in­di­can que con es­tos apa­ra­tos, el gol­fis­ta pue­de ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre la dis­tan­cia du­ran­te los tor­neos, pe­ro no se le per­mi­te me­dir cam­bios de ele­va­ción o hun­di­mien­to del cam­po, sa­car pro­ve­cho de una lí­nea de jue­go re­co­men­da­da o una se­lec­ción de pa­lo se­gún la ubi­ca­ción de su pe­lo­ta. Tam­po­co, re­ci­bir da­tos so­bre la ve­lo­ci­dad del vien­to. “Siem­pre es­ta­mos in­tere­sa­dos en mé­to­dos que ayu­den a me­jo­rar el rit­mo de jue­go en nues­tros cam­peo­na­tos”, jus­ti­fi­có Jim Ri­cher­son, pre­si­den­te de la PGA de América. “Los ju­ga­do­res y cad­dies usa­ron los dis­po­si­ti­vos du­ran­te mu­cho tiem­po en las prác­ti­cas pa­ra ha­cer las su­mas y res­tas y pre­pa­rar sus gol­pes, pe­ro aho­ra ya for­man par­te de las re­glas”, in­di­có el di­ri­gen­te, en­tu­sias­ma­do al ins­tru­men­tar la me­di­da pa­ra la en­ti­dad que di­ri­ge.

Las es­tre­llas aprue­ban… y también lo re­cha­zan

En la ci­ma del ran­king hay opi­nio­nes en­con­tra­das. Jus­tin Tho­mas, N° 2 del mun­do, men­cio­nó que los te­lé­me­tros dis­mi­nu­yen la im­por­tan­cia de los cad­dies, que de otro mo­do desem­pe­ña­rían un pa­pel fun­da­men­tal en el pro­ce­so de se­lec­ción de ti­ros: “Se qui­ta la ven­ta­ja de te­ner un buen cad­die que ha­ga el tra­ba­jo de an­te­mano en lu­gar del ju­ga­dor, con los li­bros de yar­das y de caí­das de los greens. Yo so­lo usa­ría los ran­ge­fin­ders si tu­vie­ra que pe­gar des­de otro ho­yo o si me to­ca­ra ti­rar des­de un án­gu­lo ex­tra­ño; real­men­te no me gus­tan”. Bry­son De­cham­beau (N°4), va­rias ve­ces acu­sa­do por su jue­go len­to, ha­bló jus­ta­men­te de la ve­lo­ci­dad en que se desa­rro­lla la vuel­ta: “El uso del dis­po­si­ti­vo pue­de ra­len­ti­zar to­do si se ha­ce un do­ble che­queo jun­to con el tra­di­cio­nal li­bro de yar­das, pe­ro si no, con­si­de­ro que es un com­ple­men­to ge­nial”.

En­tre ellos se es­cu­chó una voz enoja­da: la de Jon Rahm, N°3 del mun­do y un pro­fun­do ad­mi­ra­dor de su com­pa­trio­ta Se­ve­riano Ba­lles­te­ros, que tras­cen­dió en el golf no so­lo por sus vic­to­rias, sino tam­bién por su es­ti­lo tan crea­ti­vo co­mo ar­te­sa­nal. “Es la ma­yor ton­te­ría que han po­di­do ha­cer en un tor­neo del PGA y so­bre to­do en un ma­jor. Lo de­ci­die­ron por­que sí y sin pregun­tar­les a los ju­ga­do­res. Pa­ra al­go ya te­ne­mos a los cad­dies y los li­bri­tos de dis­tan­cias. Yo soy un enamo­ra­do del golf y quie­ro man­te­ner­lo lo más pu­ro po­si­ble. In­ten­tar eli­mi­nar tan­to el error hu­mano en el de­por­te es ha­cer­lo peor, es qui­tar­le el ar­te al golf”, fus­ti­gó el español.

Es­tos lá­sers, co­mo tam­bién se de­no­mi­nan a los me­di­do­res de dis­tan­cias, pue­den al­can­zar un cos­to de ca­si 600 dó­la­res. “Creo que en po­co tiem­po más se ha­rá ofi­cial en el PGA Tour y se per­mi­ti­rá en to­dos los tor­neos”, pro­yec­ta Tommy Co­cha, que ya lle­va dos años uti­li­zán­do­lo en el PGA Tour La­ti­noa­mé­ri­ca, pe­se a que la con­tro­ver­sia se en­cen­dió so­lo cuan­do los rangefinders sa­lie­ron a la luz du­ran­te el PGA Cham­pions­hip, en Ca­ro­li­na del Sur. “Cuan­do te acos­tum­brás, aho­rrás tiem­po sí o sí, es un cam­bio im­pre­sio­nan­te. Es mu­cho más fá­cil: si errás un dri­ve y te que­da un ti­ro cru­za­do al ho­yo des­de el rough, el apa­ra­to te vie­ne per­fec­to pa­ra me­dir sin pro­ble­mas des­de ahí, por­que las yar­das es­tán nor­mal­men­te mar­ca­das en el fair­way. De esa ma­ne­ra, no te­nés que ca­mi­nar tan­to ha­cia esas mar­cas y cal­cu­lás me­jor la dis­tan­cia”, co­men­ta el sal­te­ño, tres ve­ces cam­peón en la gi­ra la­ti­na.

La ho­nes­ti­dad ba­jo la lu­pa

Los dis­po­si­ti­vos más evo­lu­cio­na­dos traen la op­ción del “slo­pe”, que cal­cu­la la ele­va­ción del te­rreno, da­tos prohi­bi­dos de ex­traer du­ran­te el cer­ta­men. “Na­die se va a dar cuen­ta si apre­tás el bo­tón del slo­pe en pleno tor­neo y te mues­tra la ele­va­ción en la pan­ta­lla, que­da en uno ser ho­nes­to y no pre­sio­nar­lo. Pe­ro nin­guno lo ha­ce por­que ya el ju­ga­dor re­co­gió los da­tos en las prác­ti­cas, sal­vo que en esos días no ha­ya ano­ta­do na­da”, cuen­ta Co­cha, de 30 años y muy fa­mi­lia­ri­za­do con es­ta suer­te de pris­má­ti­cos. “A los miem­bros del tour gran­de, las mar­cas les re­ga­lan cua­tro o cin­co lá­sers al año”, agre­ga el ganador dos ve­ces en Mé­xi­co (2012 y 2015) y una vez en el Abier­to del Cen­tro (2015).

Pa­los con ma­te­ria­les que ca­da vez des­pi­den más le­jos, pe­lo­tas que aho­ra vue­lan has­ta el cie­lo, va­rie­dad de soft­wa­re que ana­li­za el swing has­ta el mí­ni­mo de­ta­lle du­ran­te los en­tre­na­mien­tos… Vi­cen­te Fer­nán­dez, hoy de 75 años y triun­fa­dor en 72 tor­neos en dis­tin­tos cir­cui­tos, fue tes­ti­go di­rec­to de la evo­lu­ción del golf pro­fe­sio­nal des­de la dé­ca­da del ‘60. Aho­ra, el Chino aprue­ba la uti­li­za­ción de es­tos vi­so­res: “En el li­bro de yar­das te­nés pun­tos de re­fe­ren­cia y vas ca­mi­nan­do has­ta ese lu­gar; eso lle­va tiem­po. En cam­bio, con el lá­ser lle­gás a la pe­lo­ta y me­dís di­rec­ta­men­te, te aho­rrás va­rios se­gun­dos por gol­pe. Al fi­nal de la vuel­ta, te dis­te cuen­ta que eco­no­mi­zas­te bas­tan­tes mi­nu­tos”.

Los cad­dies de dos des­ta­ca­dos ju­ga­do­res del Tour Eu­ro­peo tam­bién tie­nen al­go pa­ra de­cir y las mi­ra­das son con­tra­pues­tas. Eduar­do La­rra­ña­ga, que le lle­va los pa­los al español Ál­va­ro Qui­rós –due­ño de sie­te tí­tu­los en esa gi­ra–, men­cio­nó: “Siem­pre fui par­ti­da­rio de los me­di­do­res. No me pa­re­cen mal, por­que agi­li­zan mu­cho la di­ná­mi­ca de la vuel­ta y eso es im­por­tan­te, ya que se lle­gó a un ni­vel de jue­go len­to que no pue­de ser. El golf se va mo­der­ni­zan­do y hay que adap­tar­se. En cuan­to a las ta­reas del cad­die, ade­más de me­dir yar­das, te­ne­mos mu­chas más fun­cio­nes, así que nues­tro tra­ba­jo no cam­bia­ría de­ma­sia­do”.

En tan­to, Javier Er­vi­ti, cad­die del ita­liano Re­na­to Pa­ra­to­re (2 triun­fos en Eu­ro­pa), ex­pli­có: “Es­toy en to­tal desacuer­do. No me gus­ta na­da ya que des­vir­túa el golf, co­mo los li­bros de greens. Cuan­do fa­llás el fair­way, hay más pro­ble­mas y me­nos re­fe­ren­cias: se de­ben con­tar pa­sos, bus­car pun­tos, to­do se com­pli­ca… Ahí en­tra la vir­tud del cad­die y del ju­ga­dor pa­ra sa­ber me­dir esa dis­tan­cia y no equi­vo­car­se. Con el lá­ser es muy fá­cil pa­ra to­dos. Te lo da ya. Se pre­mia­rían me­nos los dri­vers bue­nos al fair­way”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.